domingo, 14 de octubre de 2012

Conocemos a...

   

    El otro día l@s chic@s llevaron a casa una nota para las familias advirtiendo que revisaran las cabezas porque había casos de pediculosis ( piojos ).

   Al comentarlo en clase, l@s chic@s empezaron a hacer preguntas sobre los piojos y he decidido buscar información y subirla al blog para leerla en clase, como una lectura más. Por desgracia los piojos vienen también al cole ( igual que nosotros ) y creo que es importante que ellos estén informados.



¿Cómo es un piojo? 

En esta foto está muy, muy, muy ampliado pero es así: 


   El piojo de la cabeza es un insecto que vive entre los cabellos. Tiene de 2 a 4 mm de longitud, es de color grisáceo, sin alas. Se alimenta de sangre que chupa de la piel de la cabeza cuando pica a las personas. 

   Se reproduce rápidamente; cada hembra pone de unos cien a trescientos huevos, llamados liendres, que son de color blanco y están fuertemente adheridos a la base del cabello. Hacen falta de 7 a 10 días para que se incube el huevo y se desarrolle la larva.

  

   El síntoma más común es picazón en el cuero cabelludo, sobre todo en la nuca y detrás de las orejas.
Es debido a que cuando el piojo pica, inyecta una toxina (anticoagulante) en la piel antes de succionar la sangre.
Rascarse puede causar heridas e infecciones en la piel.

 ¿Cómo se propagan los piojos?

- Los piojos no vuelan ni saltan, sólo se arrastran, siendo el contacto directo cabeza con cabeza con otra persona que tenga piojos la forma más común de propagación.
- También se transmite mediante el uso de cepillos, gorros, ropa de cama o por guardar ropa usada por alguien que tenga piojos en el mismo lugar de almacenamiento.
- Suele ocurrir en lugares de estrecha convivencia, como es el caso de hogares, escuelas, guarderías…
- Los animales caseros no portan piojos humanos.

    
  No es una infestación por falta de higiene, a veces los piojos eligen las cabezas más limpias.


  Este vídeo, aunque está en alemán, nos muestra en la primera parte cómo viven los piojos, es de una marca y aunque al final nos hace la publicidad, creo que merece la pena verlo.