miércoles, 26 de junio de 2013

Las 4 leyes de la vida...




La primera dice:

La persona que llega, es la persona correcta, es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.

La segunda ley dice:
Lo que sucede, es la única cosa que podía haber sucedido. Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera.
Ni siquiera el detalle más insignificante.
No existe el: "si hubiera hecho tal cosa...hubiera sucedido tal otra...".
No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante.
Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.

La tercera dice:
En cualquier momento que comience, es el momento correcto. Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después.
Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará.

Y la cuarta y última:
Cuando algo termina, termina. Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia. Creo que no es casual que esteis leyendo esto, si este texto llega a nuestras vidas hoy; es porque estamos preparados para entender que ningún copo de nieve cae alguna vez en el lugar equivocado!


(Esto fue un regalo que me encontré en un blog hace algunos meses.. desde entonces ante cada situación difícil de mi vida recuerdo estas leyes, me detengo un momento, respiro profundo, sonrío y sigo adelante.. espero que os guste y os sirva tanto como a mí.)

2 comentarios:

maria del mar garcia blanco dijo...

Maravilloso texto del que me voy a hacer eco y compartir ahora mismo. Gracias por esas palabras, alimentan mi vida.
María del Mar

antonio castro rodríguez dijo...

Hermosas palabras, de las que calman la mente. Gracias por publicarlas, me alegraron la tarde.