lunes, 9 de abril de 2012

La ira no es nuestra naturaleza...

Cuento zen...

Un estudiante zen se dirigió a Bankei y se quejó
- Maestro, tengo un temperamento indomable ¿Cómo podría curarlo?
- Tienes algo muy extraño. Déjame verlo – replicó Bankei.
- Justo ahora no puedo enseñároslo – contestó el estudiante.
- ¿Cuándo podrás? – preguntó Bankei.
- Surge de improviso – explicó el estudiante.
- Entonces, concluyo Bankei, no debe ser tu auténtica naturaleza. Si lo fuese, podrías enseñármela en cualquier momento. Cuando naciste no lo tenías, y tus padres no te lo dieron. Piénsalo otra vez