miércoles, 14 de marzo de 2012

Yo leo, tú lees ...

    Hace ya unas semanas , la seño Virginia me pasó una lista de libros de lectura. Os la dejo aquí por si queréis aumentar la biblio de vuestr@s hij@s, hacer un regalo "con mensaje" ( porque son libros que dejan huella ), dejar regalitos de Ratoncito Pérez ( que estamos en la época....jejejeje ¡¡cuántos dientes se ha llevado ya  de mis chic@s!! )


De la editorial KALANDRAKA:

Mi abuelo Carmelo.

 Un libro que derrocha sensibilidad y humanidad. La historia trata de la amistad de un abuelo y su nieto y de cómo cuidan un sencillo jardín. El abuelo le enseña cosas acerca de la naturaleza en sus encuentros. Con el tiempo, el abuelo desaparece y su memoria vuelve en las gotas de agua que riegan esas plantas que el abuelo le enseñó a cuidar. Una obra que nos recupera el sentido que tienen los abuelos en la educación de los hijos y que rescata una imagen necesaria y onírica de ellos ante su desaparición. Una obra que, precisamente, dedicó el autor a su desaparecido abuelo como homenaje en su despedida.
Un libro muy recomendable para los más pequeños, para evocar el recuerdo de un abuelo, y con unas ilustraciones muy cuidadas.

 
 ¿Qué te gustaría ser?

Es un álbum para primeros lectores
que se construye a partir de una estructura narrativa repetitiva y sumando personajes encadenados entre sí. Rebeca sueña con ser un pez, al pez le gustaría ser una lechuza, ésta admira las cualidades del cocodrilo... y así sucesivamente con otros animales domésticos y salvajes, hasta un final circular
que lleva a los lectores a una sabia conclusión: la imaginación nos permite ser cuanto queramos.Texto e imagen se conjugan para ofrecer una lectura completa, de manera que entre unas páginas y otras se introducen pistas visuales para hacernos partícipes del juego creativo. De la unión fantástica de dos personajes van surgiendo así originales híbridos: un pez con piernas, una lechuza con aletas,
un cocodrilo con alas... y configurando un peculiar animalario que puede continuar más allá de las páginas de este libro.

 El camino de Olaj.

Olaj vivía en un planeta muy, muy chiquito, en una casa muy, muy grande. Un buen día, aburrido, Olaj salió a caminar… ¡y caminó! Olaj caminó y caminó, y con un pez que tenía la cola al revés se encontró. –¿Me acompañas? –le preguntó. Y como no dijo que no…
El protagonista de este relato acumulativo de estructura repetitiva y circular es una suerte de Principito que, harto de la soledad, emprende un camino iniciático. Diversos animales fantásticos -de inspiración mítica y valor simbólico- le van haciendo compañía y conformando un grupo heterogéneo y compacto: el pez de la cola al revés, el caballo alado, el tigre arcoíris, el elefante elegante...

El pequeño conejo blanco.

 Al regresar del huerto, el pequeño conejo blanco se encuentra con que una enorme cabra en su casa que no solo no le permite entrar sino que le amenaza. El conejo muy asustado irá pidiendo ayuda a diferentes animales que por su tamaño podrían hacerle frente. Pero ninguno quiere ayudarle. Hasta que un pequeño animal será capaz de enfrentarse a la cabra para que esta abandone la casa del conejo. Este cuento de fórmula y rimado se construye a partir de la repetición de la pregunta que el conejo va haciendo a los animales y de la respuesta que le dan. Como en muchos cuentos populares el más pequeño es el más ingenioso y el más valiente.

Los bolsillos de Lola.

 Siempre rodeada de niños y niñas, de distintas edades y razas, Lola Pelillos es la gran amiga que todos esperan tener, porque tiene recursos para todo: ocurrente, disparatada y extravagante.

Cualquier objeto puede ser útil en sus manos, por eso, como por arte de magia, de todos los rincones de su abrigo salen helados, bocinas o sombreros.

Un libro para estimular la imaginación, con la espontaneidad que caracteriza el estilo de su siempre genial autor, Quentin Blake.


 ¿A qué sabe la luna?

 Nos habla de los sueños inalcanzables, que a veces pueden convertirse en realidad, gracias a la cooperación y la ayuda mutua. A través de él podemos reflexionar sobre valores como la solidaridad, la fuerza de la unión; y trabajar temas como los animales, los sabores, las distancias, la astronomía...




 
 La cebra Camila.

 Nos cuenta como nuestra pobre amiga no hace caso de los consejos de su madre y siempre sale de casa sin calzones ni tirantes, por eso un día jugando en la hierba sin su ropa el viento bandido termina robándole las rayas de su vestido.

Poco a poco, con la ayuda de los animales que se va encontrando a lo largo del cuento mientras emprende el camino de vuelta a casa, Camila consigue recuperar su traje de rayas, pero esta vez lleno de color.


 Amelia quiere un perro.
 A veces es necesario dar un rodeo para conseguir una meta; no siempre el camino más corto entre dos puntos es la línea recta. Es la estrategia de Amelia cuando se le antoja adoptar un perro... Desde un águila a una ballena, pasando por un caballo o un elefante, los intentos de Amelia por convencer a su padre son cada vez más disparatados.






Eduardo el niño más terrible.

  Eduardo era un niño terrible, todo el mundo estaba de acuerdo, hacía cosas muy malas y cada día iba a peor. Sin embargo, a veces basta un poco de estímulo (aunque sea involuntario) para que las cosas cambien a mejor.
    Las peculiares travesuras del protagonista se ven desde una óptica benevolente, porque todos merecemos la oportunidad de corregir nuestros defectos para ser mejores personas.
 Un fantasma con asma.
 Hasta los fantasmas pueden llegar a contraer enfermedades, sobre todo si viven en ambientes insalubres o solitarios. Pero las divertidas rimas de esta historia nos recetarán el remedio infalible que cura todos los males, incluidos los fantasmales.




 Un regalo diferente.
 “Tristán obsequia a su amigo Marcel con un trozo de tela sobrante de unas cortinas. Marcel hubiera preferido una peonza, pero acaba agradeciendo ese regalo porque se da cuenta de la cantidad de utilidades que puede tener un simple paño: para limpiarse, protegerse del sol, atravesar un río, abrigarse del viento y escapar de los peligros.”

Cada regalo oculta, bajo el lazo de seda y el papel acharolado, una decepción. A menudo nos sentimos decepcionados porque esperamos otra cosa; pensamos que no se han esforzado lo suficiente en seguir el rastro de nuestros deseos. Pero Marcel aprecia finalmente la humildad del presente porque su amigo y él pertenecen a un mundo en el que se valoran los objetos más insignificantes: cartón, pinzas, chapas, corchos, cuerdas, un calcetín o incluso una piedra pueden convertirse en un juguete maravilloso, una fascinante caja de sorpresas.
 
 El cuadro más bonito del mundo.

 Este cuento trata sobre cómo Joan Miró va en busca de cinco manchas salvajes, frescas y con muchas ganas de manchar: amarrilla, azul, roja, negra y verde. Las manchas estaban encerradas dentro del estudio blanco de Joan pero se escaparon y Joan va en busca de sus manchas por el mar, por la tierra y por el cielo hasta que las captura con una red. En su recorrido las manchas mancharon todo lo que encontraban por su paso. Luego Joan vestido de poeta soñó que había pintado el cuadro más bonito del mundo.




Todas las imágenes, así como los textos, están tomados de Internet, para difundir la lectura de estos álbumes ilustrados entre los primeros lectores. Si fuera necesario eliminar alguna de las imágenes y/o texto, hagánmelo saber y de inmediato lo haré. Sólo se persigue un fin de difusión de la obra.